Cuevas

Cueva del Maestro.

Localización: subiendo por la pista de Nestares a la Ermita de San Bartolomé encontramos un abrevadero, desde donde debemos descender hasta encontrar un sendero que seguiremos hacia la derecha. Cuando divisamos la carretera de Torrecilla al Serradero, descendemos hacia el barranco e iremos bordeando lo hasta localizar la boca.

Descripción: la boca se abre en plano de estratificación con unas medidas de 2,52 metros, que nos introduce en una galerí­a que va reduciéndose hasta obligar a gatear hasta llegar a una primera sala, al fondo de la cual y a través de unos bloques siguen la calidad. Siguiendo la galerí­a llegamos a un resalte; superado el mismo entramos en una gatera por la que se llega a una pequeña sala donde empieza el primer pozo de 15 m al fondo del cual hay un resalte de 4 m denominado “el salto del tigre”. Pasado este, la cavidad sigue en rampa pronunciada hasta los -56 m, donde se encuentra una gatera vertical con acceso a una galerí­a horizontal que comunica con el pozo más grande de la cavidad y con el meandro activo. Siguiendo el meandro llegamos al sifón terminal. Si se sigue el rí­o en sentido ascendente se llega a una sala con mucha sedimentación (La Playa).

Cueva del Maño

Localización: desde Nestares hay que seguir por la pista hacia la Ermita de San Bartolomé. Al llegar al abrevadero debemos desviarnos hacia el valle hasta encontrar un sendero que debemos seguir hasta que empieza a girar hacia el norte, bajando hasta el borde del acantilado. La boca es de difí­cil localización.

Descripción: se inicia la cavidad con un pozo de 5,8 m, para ir a caer encima de una pequeña sala descendente ocupada casi totalmente por bloques y sedimentos. En la parte inferior derecha de la sala encontramos un paso bajo que nos lleva a otra sala de grandes dimensiones, 56 m de largo por 30 m de ancho. En esta sala se aprecia que todo el techo que substrato horizontal y el suelo casi totalmente constituido por corteza estalagmítica. En medio de la sala se origina una rampa con grandes bloques y mucha arcilla, siendo la parte final y más profunda de la cavidad.